Sostenibilidad, nueva marca de valor de los activos inmobiliarios

Fecha de publicación:

Categorías:

Terminaba el mes de marzo con la esperada aprobación de la primera Ley de Economía Circular en Andalucía, normativa pionera en España que sigue la senda marcada por Europa en 2015 con su plan de 54 medidas para cambiar la política sobre residuos y el desarrollo de cinco áreas consideradas prioritarias: plásticos, desperdicio alimentario, materias primas críticas, construcción – demolición y biomasa – productos con base biológica.
Sobre este contexto y siendo la construcción la responsable del 40% de las emisiones de CO2 y del 35% del consumo de energía del mundo, reducir su impacto en el medio se ha convertido en un ejercicio ineludible.

Hacia una construcción más limpia, comprometida y eficiente

Promotoras y constructoras, tanto para obra nueva como para rehabilitación, compiten por ser referentes en la materia dentro del sector incorporando medidas sostenibles y de eficiencia energética. En este sentido, proliferan certificados, guías verdes o calculadoras de ahorro energéticas entre otros medidores de huellas medioambientales en sus proyectos residenciales. Todo vale en esta carrera cuyo objetivo es claro: persuadir al futuro comprador de que está realmente ante una inversión de futuro de calidad, sostenible y sustentable. En definitiva, que tiene en sus manos un activo de alto valor constructivo y medioambiental.

Los inversores exigen mayores estándares de sostenibilidad

‘Pensar global, actuar local’ está de moda. Ajustarse a la normativa vigente y a la demanda de los inversores ocupa y preocupa cada vez más a los profesionales inmobiliarios, que trabajan no solo para alcanzar los estándares exigidos, sino por hacer que el cliente entienda que va a adquirir un producto de calidad. En este punto, tan importante es incorporar medidas sostenibles en construcción como transmitir correctamente ese concepto a los inversores.
Rentabilidad, eficiencia y durabilidad conviven en la matriz de una oferta residencial sólida y competitiva.

Entre otras, las medidas estrella para mitigar los efectos contaminantes pasan por:

  • Recuperar valores de la construcción tradicional
  • Reconocer la soberanía de materiales naturales respetuosos con la biodiversidad, como alternativas basadas en fibras de origen vegetal, bioplásticos o materiales autorreparables gracias a la presencia de bacterias.
  • Examinar el transporte de materiales, ya que se persigue garantizar el uso responsable de la energía.
  • Apostar por la Economía circular.
  • Aplicar técnicas de acondicionamiento termodinámico y regulación del aire, así doble acristalamiento y medidas de sombreado para hacer frente al calor.
  • Dar valor a aquellas innovaciones tecnológicas que posibilitan la construcción modular o impresión en 3D, por ejemplo, con las que se reduce el tiempo de construcción y el uso de maquinaria.

Cumplir con todos los requisitos es complicado, es por esto que cada promotor hace su selección, unos optan por el ahorro energético mientras que otros apuestan por el bienestar del usuario.
En Ikonia Group, el reto final en cada uno de nuestros proyectos no es lograr la certificación, sino que los inversores encuentren calidad, sostenibilidad y bienestar a lo largo del ciclo de vida del edificio. Nos centramos en una inteligente utilización de la energía, defendemos la implantación de recursos naturales, velamos por la riqueza y diversidad vegetal del entorno que acoge cada promoción residencial y protegemos la salud de las personas.


Precio, ubicación, metros cuadrados y eficiencia energética acaban conquistando a nuestros clientes.
¿Interesado en invertir en una vivienda de valor? ¿Buscas sostenibilidad, innovación, excelencia y compromiso?


En Ikonia Group tienes la solución.

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!

WhatsApp
LinkedIn
Email
Facebook
Twitter
Telegram